Porque es una lástima muy grande no decir nunca lo que uno siente. La señora Dalloway - Virginia Woolf