Ese hombre te quiere 

Caminando en línea recta 

Pero... 

Eres mujer... 

Entronizada la sensatez 

Excomulgado el sentir 

Se lo tilda de herejía, 

de locura 

De idiotez 

El exceso no es bien ponderado 

Habra que guardar las formas

En la ciudad de ángulos rectos 

Si quieres al hombre, 

Camina derecho . 

De pie, logica, 

centrada 

Tratando un asunto por vez 

La voz serena, 

frases acotadas, discretas 

Oculta el brillo 

O vete de ahí

Para él, 

es simplemente demasiado 

y todo es demasiado pronto,

Como si pertenecieras al tiempo 

Como si no fueses hembra 

Y no supieses amar desde aquella primer mirada.

Edita tus reacciones 

No sea cosa que le espantes 

Porque no hay peor humillación que la de que él se asuste. 

Si muestras tu fuego, se te castigará con ausencia, 

O con incomprensión,

o se mofarán de las ramas que hay sobre tu cabeza 

Donde suelen anidar gorriones en primavera

Si le dices la verdad... 

se extraviará confundido en tus laberintos

Laberintos de entrega 

De disolución, de incendios

De plumas volando por el aire 

De fugaces estallidos De insanía

De volcánicas irrupciones que sacudirán la tierra

Laberintos de piel 

Y pelaje untado en sudor

Laberintos con olor a mar 

Con amaneceres y con dichas

Laberintos que se ríen de las estúpidas parafernalias

Del exagerado histrionismo 

con el que viaja la emoción 

para condensarse en lágrimas

Laberintos suaves que no pueden conquistarse 

Y que pueden cambiar de rumbo en cualquier instante

Laberintos ambivalentes, caóticos, disruptivos

Laberintos de torpeza 

Con moretones y magulladuras

Laberintos que una vez ausentes 

Dejarán un profundo vacío

A ese sensato que no supo amar 

por lo concerniente al lógico proceder 

de la manera correcta de abordar diligentemente los asuntos sensibles...

Y estallará en la agonía 

De un profundo arrepentimiento


#intensidadescomoplumas #alinemeyer