Otra vez... Esa herida, que brota ante la menor provocación,

esa llaga escondida. 

Y este cerebro inventandose historias,

una puta justificación para el sueño. 

El sueño pudo ser maravilloso o terrible,

da igual. 

En él, o bien fuimos amados o fuimos exiliados.

Habiendo sido amados, seremos obedientes. 

Nos toca negar impulsos y seguir las fórmulas del éxito. 

 

Los excluídos hemos ido de carnaval en carnaval,

llevando máscaras más punk, más guarras

y más atractivas, por lejos. 

Hemos bebido el veneno de promesas rotas

y sangrado desencuentros que fueron anhelos. 

En negro lo frío, en rojo lo caliente

y todo junto da náuseas. 

Porque se repite. 

Seré en Luz. 

Ni sensata, ni fugitiva. 

Si, amante e hija del mundo. 

En luz, agradecida, vuelvo.

Recupero lo humano y se lo doy a Dios. 

Recuerdo la visión que cuando ángel, tuve del mundo. 

Ese anhelo de encontrarnos estando separados. 

He encarnado para quererte. 

Te abro mi corazón. 

He pedido vivir, para poder abrazarte. 

Estás mi.

#intensidadescomoplumas #alinemeyer